sábado, 15 de septiembre de 2007

SE ME CAYÓ UN VERSITO

los días venideros

cuando el asesino cuenta las balas
y el trapecista mira hacia abajo
cada vez que el principal actor de un principal teatro
se olvida la letra
cuando el arquero ya eligió su izquierda
y el penal fue pateado a la derecha
cuando la señora ve que el peluquero cortó demasiado
cuando la prostituta se baja la pollera,
en el momento en que dejan sus hijos en la escuela
cuando el empleado puso mal el sello
y allá viene el jefe chinchudo
cuando el navegante ve venir la tormenta
en qué cosas piensan si no en tu recuerdo

quiero decir que cómo hará esta buena gente
para aprisionar la angustia
para esperar algo mejor de este mundo oscuro
en quién pensarán, porque lo que es yo
sin ser asesino ni trapecista ni actor
ni el gordito arquero ni la dama coqueta
sin ser una puta ni un padre ni empleado
mucho menos navegante salvo en mares de palabras
me las arreglo creyendo que tus manos quieren verme
camino porque algún día voy a llegar a tu casa
me duermo porque quizás tu voz por la mañana
y escribo algunos cuentitos porque quizás los leas;
pero me pregunto cómo harán ellos
qué sueños difusos o caras concretas
que inalcanzable utopía estarán persiguiendo
para dejar que se agolpen nomás los nuevos días.

2 comentarios:

Gabriela dijo...

aca llegue para hecharle un ojos a los versos de este pececito..
que puedo decir??
es como cuando llegas a un lugar que no conoces pero no tenes ganas de irte...
muy bello todo
y que solo se te caigan versos o alguna que otra gota en esos saltos al estilo willi que debes dar...


le dejo mis saludso mas cordiales...




un ave de rapiña que esta animandose a volar

CheCho*!! dijo...

Esos versitos que caen.. suelen ser los mejorcitos.... no porque salgan del corazon... sino porque los escribe un pececito...